Sí, ¡quiero!

, ,
“Me han invitado a una boda”. Nuestra cara cuando decimos esa frase puede reflejar una mezcla de sentimientos entre la pereza y la frustración, al mismo tiempo que un bombardeo de preguntas inunda nuestra mente: ¿Me compro algo nuevo o…