COMPRAR EN REBAJAS SIN QUE SE TE VAYA DE LAS MANOS

¿Cuántas veces te has encontrado en el armario prendas que conservan aún la etiqueta? ¿Y cuántas veces has seguido guardando año tras año esas prendas y no te las has puesto NUNCA?

Pues sí amigas. A mí también me ha pasado y creo que ya basta. Si has leído mi post anterior sobre la Guía de buenas prácticas para el 2021, verás que uno de los objetivos de este caótico año es desprenderme de cosas que no son prácticas para mí, lo que implica entre otras cosas no seguir acumulando ropa que no voy a ponerme y pensar en un consumo mucho más responsable y práctico.

Considero fundamental reinventar las prendas que ya tenemos y darles un uso diferente, pero también mantener activo el comercio y dar una oportunidad a cosas nuevas que merecen la pena.

Así que, aprovechando que estamos en período de Rebajas, hoy os doy algunas ideas que aparentemente todas sabemos de sobra, pero que no está mal recordar y darles la importancia que merecen, antes de que el tema compras se vaya demasiado de las manos:

 

1. ANTES DE NADA: SABER QUÉ TIENES EN TU ARMARIO.

De nada sirve ir a comprar si desconoces lo que te falta o necesitas renovar. Así te comprometes con lo que realmente necesitas, sin perder el rumbo.

En mi caso lo tenía claro: he tirado por el punto y por un par de pantalones abrigaditos. Mi armario me lo estaba pidiendo a gritos.

 

Photo by Priscilla Du Preez on Unsplash

 

2. “MENTALÍZATE”.

Al igual que no se puede ir a comprar comida con hambre, ir de Rebajas en esos días en que te sientes desanimada, nerviosa o enfadada no es la mejor idea. Es más probable que te veas favorecida con lo que te pruebes o que tomes decisiones desde la calma que cuando sientes que tienes el mundo patas arriba.

Así que si has tenido un mal día en el trabajo o acabas de discutir con tu pareja, mejor quédate en casa.

 

3. ACUDE A LAS TIENDAS SIN ACOMPAÑANTES.

Además de que por el COVID-19 es lo más aconsejable y seguro, el hecho de tener acompañantes te va a condicionar bastante a la hora de elegir y lo vas a hacer según el criterio o el gusto de los demás, con pensamientos del tipo “se lo compra mi amiga, me lo compro”; “mi novio me dice que le gusta el vestido y que me sienta muy bien (no es de mi estilo), me lo compro…”.

Tómatelo como una actividad y un tiempo para ti misma, que nunca viene mal.

 

Photo by Wilhelm Gunkel on Unsplash

 

4. ELIGE COLORES Y FORMAS QUE TE GUSTEN Y CON LOS QUE TE SIENTAS FAVORECIDA.

No te dejes llevar por el Pantone del momento ni por las tendencias si no son de tu rollo. Afortunadamente, la moda es libre y muy diferente, pero tienes que sentirte segura y bien con lo que vistas, sin imitar a personalidades conocidas e influencers.

 

5. APUESTA POR PRENDAS VERSÁTILES.

Evita comprar prendas sueltas que son muy guays, pero que luego te costará la vida combinar.

Si has sido aplicada y has comenzado por el punto 1 (que yo sé que sí), habrás revisado tu armario previamente y, por tanto, sabrás qué puede encajarte o no con el resto de cosas que ya tienes.

Yo soy partidaria de hacerte con algo original y que, al mismo tiempo, te lo puedas poner en distintas situaciones y con prendas diferentes.

 

6. COMPRA SIEMPRE PRENDAS DE TU TALLA, NI MÁS GRANDE NI MÁS PEQUEÑA.

Y esto es algo que ocurre mucho después de Navidad, cuando el peso normalmente ha subido por los (ricos) excesos.

Parece una tontería, pero seguro que en más de una ocasión te has probado algo que te encanta, pero que la cremallera no sube ni a la de tres, por muchos saltos que des en el probador. Y lo mismo ocurre con las prendas que se pasan de Oversize y que no te van a quedar mejor con un cinturón.

Esa prenda no es para ti, pero no hay drama que valga. ¡Hay algo mejor esperándote!

 

7. RENUEVA PRENDAS DE MODA ÍNTIMA.

Renovar nuestra ropa interior significa mimarnos y cuidarnos en nuestro espacio más íntimo y personal. Ahora que pasamos mucho tiempo en casa, es el mejor momento y además son las prendas que suelen tener los mejores descuentos (junto con los cosméticos).

 

 

 

8. ACTUALIZA LAS PRENDAS BÁSICAS PARA TU FORMA DE VIDA.

Me refiero a esas que utilizamos día sí y día también y que por usarlas tanto ya les hace falta retirarse. No es repetir lo que ya tenemos, sino actualizarlo.

En los tiempos que corren, veo importante buscar prendas cómodas y favorecedoras para estar en casa (y que los fines de semana de planazo mantita +  sofá estemos un poquito más presentables.) Es la llamada moda Loungewear, que si te suena a chino, no es otra cosa que la ropa de estar por casa, pero que va más allá del Pijama, pues por sus tejidos y diseños es ropa cómoda y funcional también para salir.

Suelo recomendar que en Rebajas se invierta en prendas de fiesta, pero la vida ha cambiado y, por tanto, nuestras prioridades también. Nunca pensé que iba a considerar un chándal bonito, que lo iba a vestir para la calle y que estaría más atenta a los apartados de sudaderas que a los vestidos, pero, c´est la vie, amigas.

 

Fuente: Pinterest

 

Con todo lo anterior, no hace falta decir que practiques una compra responsable y segura: lleva siempre mascarilla, evita las horas de mayor afluencia de gente y mantén la distancia de seguridad.

Si todos ponemos de nuestra parte, saldremos adelante.

 

Gracias por leerme y por los comentarios.
Fani M.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *