EL ESTILO NACE (Y SI QUIERES, SE HACE)

“Me gusta mucho tu estilo”, “No visto con un estilo definido”….Son expresiones que escuchamos habitualmente. Pero, ¿a qué nos referimos realmente cuando hablamos de estilo? Además de a un tipo de familia estética o categoría con la que cada una de nosotras nos podemos sentir más identificada (estilo clásico, bohemio, romántico, casual, moderno…), el estilo es un concepto interno y distintivo, que va más allá de la ropa, que permite diferenciarse de otros. Es algo propio. Para muchos algo innato, natural y sin esfuerzo. Para otros: se aprende.

Es cierto que es un concepto que se suele confundir con el de la elegancia, si bien, ésta es una cualidad personal que tiene más que ver con el movimiento, el porte, la expresión armónica del exterior y que es el reflejo de elementos internos como el carácter, la personalidad, o la educación. Al igual que el estilo, puede ser cultivada y desarrollada, muchas veces a través de un profesional,  trabajando elementos como el dominio del equilibrio o el movimiento corporal.

 

De ésta forma, la esencia del estilo es hacer de la prenda TU PRENDA. Una manera de llevarla única e inigualable, como tú.

Si no sabes cómo puedes conseguir ésto, te presento pequeños gestos de estilo rápidos, fáciles (y ¡económicos!). Muchas veces consistirá en no subestimar los pequeños detalles, en cambiar ciertas cosas en las prendas o en añadirles algo, de forma que se construya un toque distinto y original:

1. Cambia (por un día, o dos…) tus zapatillas por tacones

¿Dificultad? Ninguna. No necesitas unos tacones infinitos para “elevarte”. A menudo los pequeños cambios son los que más se notan: si eres una chica de “andar en plano” o en zapatillas de forma habitual, no hace falta que toques absolutamente nada de tu look. Sólo añade por un día unos tacones… y cambio hecho.

Lo ideal es que optes por un tacón cómodo, de altura medio-baja, así como de un color neutro, que te permita combinarlos fácilmente. Prueba con unos en color negro o en nude.

 

2. Atrévete con un Look “Monocolor”

Vestir de un solo color de arriba a abajo puede aportar un toque de estilo muy interesante. La mayoría de las veces, las prendas ya están en tu armario: sólo tienes que mirarlas con ojos nuevos y pensar en todas las posibilidades que tienes.

¿Lo bueno? Se crea un efecto visual para ganar centímetros de altura. Alarga la silueta, afina las formas, y además, hace que tu estilismo parezca más lujoso. Eso sí: hay que saber elegir bien el color.

 

3. Lleva tu bolso como un clutch

Éste es el ejemplo perfecto de cuando no importa tanto qué llevas sino cómo lo llevas. Un bolso en la mano es un gesto asociado a un evento formal o de fiesta y el mero hecho de replicarlo ya te añade un plus de estilo.

¡Importante! Colocar el bolso a la altura adecuada, dependiendo de nuestra morfología corporal. En el caso de tener mucho pecho o volumen en la parte superior, es mejor llevarlo con el brazo extendido, para evitar aumentar el volumen en esa parte. Por el contrario, para siluetas con poco pecho o más estrechas por la parte superior, lo más favorecedor será llevar el bolso a la altura de la axila.

En cualquier caso, hay que tener en cuenta no llenarlo demasiado, para que no pese.

 

4. Un abrigo. Mil posibilidades

El abrigo es el máximo protagonista de la estación en la que nos encontramos, haciéndose visible de forma omnipresente. Por eso, para evitar el “aburrimiento” de vernos con el mismo abrigo que tanto nos recuerda la temperatura que hace fuera y que nos atrapa a la pereza por salir al mundo exterior, os propongo algunos tips que pueden hacer de tu abrigo, “EL ABRIGO”:

  • Añade un cuello de pelo, de la misma tonalidad o incluso distinto (para las más atrevidas). Puedes hacerlo tanto en abrigos más formales como en chaquetas vaqueras o rockeras. Otro rollo.
  • Usa broches para las solapas. Metalizados, con pedrería, camafeos….Un abrigo básico puede convertirse en el rey de la noche.
  • Prueba el abrigo-vestido. Se ha convertido en el sinónimo del buen gusto en una sola prenda. Lo permiten algunos tejidos rígidos y estructurados con botonaduras. ¿Lo mejor? Que no tienes que preocuparte por lo que lleves debajo.
  • Añade un lazo o un cinturón por encima de la chaqueta o abrigo. Ayudará a definir tu cintura y a conseguir un extra de feminidad.

5. ‘Hair Tuck’, baby!

Si te suena a chino, la traducción es “pelo metido”. Sí, has leído bien. Se trata, simplemente, de esconder parte del cabello dentro de la cazadora, la bufanda, el cuello del jersey o cualquier otra prenda, principalmente de abrigo, dejando sueltos algunos cabellos.

Además de proteger las puntas e incluso de ayudar a crear cierta forma, en unos segundos puedes lograr un cambio de look sin necesidad de pasar por la peluquería. Algo genial, ¿no?.

 

6. Nunca subestimes el poder de un complemento

Como su nombre indica, sirven para “complementar” nuestra vestimenta. No es obligatorio llevarlos, pero son determinantes para causar una imagen u otra. Son importantes para:

-Aportar estilo y personalidad.

-Actualizar las prendas básicas (“que tengan otro punto”).

-Armonizar la tipología corporal y el rostro (como ocurre con las prendas de vestir). Pueden ser utilizados para llamar la atención o para distraerla de las zonas que queramos “disimular”.

 

Mis propuestas:

Añade un pendiente muy muy grande: Estimulación del look asegurada. Un detalle nuevo que atrape la atención, un accesorio que se lleve todo el protagonismo es sinónimo de un estilismo bien hecho. Y si llevas sólamente uno, mostrarás tu parte más atrevida y original.

Usa el pañuelo más allá del cuello. En la cabeza a modo de diadema, como pulsera, cinturón o colgado de las asas de un bolso. Todo vale.

1 comentario
  1. Carmen
    Carmen Dice:

    Hola Fani, estoy de acuerdo en lo que dices de los zapatos de tacón pero yo estoy acostumbrada a ir con calzado plano, que opinas de las cuñas?.
    En cuanto a los complementos soy adicta a los pendientes, pero hay tanta variedad, podrías sugerirnos como combinarlos con la ropa, especialmente ahora en las fiestas navideñas.
    Sigue así eres encantadora y de mucha ayuda.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *